¿Cómo encajarán en la sociedad los niños educados en casa?

Nuestro lector, Víctor, dejó el siguiente comentario en uno de los artículos que publicamos hace algún tiempo:
Nuevo por estos lares... Felicitaciones.

Lo primero: estoy a favor de educar a los hijos en casa y por eso me he acercado (vía google) por aquí.

Llevo meses (aún no tengo hijos) pensando sobre este tema y años pensando sobre la educación en general.

Mi pregunta es: al separar a los niños de una educación convencional creamos a seres diferentes del resto de personas que forman la sociedad. Una de mis críticas más feroces al sistema educacional actual es que es la antesala de la docilidad que requerirá de ti la sociedad para que puedas "encajar en ella" (esto lo sabemos bien los desencajados patológicos). ¿Qué pasará cuando esos niños entren en contacto con el mundo imperfecto que hemos creado (llámese universidad, mercado laboral...)? ¿No será casi imposible aceptar algo que saben que está mal y sufrir lo que algunos sufrimos por naturaleza?

No sé si logro expresarme con claridad.

Víctor, te expresas con total claridad y agradecemos que traigas esta cuestión a colación ya que son muchos los padres que se hacen esta pregunta, especialmente cuando deciden optar por dar una educación no convencional a sus hijos, ya sea educándolos fuera de la escuela o bien llevándolos a alguno de los centros que denominamos "libres" o "alternativos".
Existe una frase atribuida a Jiddu Krishnamurti que define perfectamente el sentir de estos padres: "No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma". Es obvio que el sistema escolar oficial tiene el objetivo de perpetuar el status quo y ello implica moldear a los niños y jóvenes para que estén adaptados; pero algunos padres prefieren decirles a sus hijos que no se empeñen en encajar porque han nacido para destacar. Ello no es porque se consideren parte de una élite, sino porque creen (creemos) que todos los seres humanos hemos nacido para destacar y, obviamente, para destacar en ámbitos distintos.
Los niños no escolarizados ya están en contacto permanente con el mundo imperfecto del que nos hablas, Victor. No entrarán en contacto con él cuando vayan (si van) a la universidad o cuando se incorporen al mundo laboral, sino que ya están ahí. La ventaja es que, en general, son niños a los que se permite desarrollar un pensamiento crítico, por lo que son capaces no sólo de observar sino también de analizar la situación de la sociedad actual y las diferencias con su propia vida. ¿Es ello fácil? No. Pero ¿es ello malo? ¡Tampoco! A nuestro modo de ver es muy positivo que cada vez se estén criando más niños capaces de discernir lo que es bueno de lo que es malo y que sean capaces de decir "no" y de argumentar sus negativas.
La cuestión se reduce a cuánto nivel de consciencia eres capaz de (o estás dispuesto a) asumir para ti mismo y para tus hijos. Obviamente es más fácil y cómodo dejarse llevar por la corriente, mezclarse en las multitudes, aceptar las cosas como otras personas han decidido que deben ser y dejarse encandilar por el pan y el circo. Pero la humanidad ha avanzado gracias a aquellos que han destacado, a los que han sabido decir no y desafiar el estado de las cosas, a los que han sido voces discordantes, a los que incluso han sido tachados de locos o imprudentes. Muchos de ellos, además, han formado parte de eso que llamamos "fracaso escolar".
¿Qué opinaban los profesores de Isaac Newton, de Albert Einstein o de Gillian Lynne? ¡Que eran un fracaso absoluto, que nunca harían nada en la vida o que tenían transtornos de aprendizaje!
¿Qué se dijo de Jesús de Nazaret, de Galileo Galilei y de los hermanos Wright? ¡Que estaban locos y no había que juntarse con ellos!
¿Qué opinaban Mark Twain y Winston Churchill del sistema escolar? ¡Que era absurdo y no servía para educar!
"Me habría gustado que me pidiesen que dijera lo que sabía. Pero siempre intentaban preguntarme lo que no sabía. Cuando yo estaba dispuesto a exhibir mis conocimientos, ellos intentaban poner de manifiesto mi ignorancia. Este tratamiento tuvo una única consecuencia: no obtuve buenos resultados en los exámenes".  W Churchill en "Autobiografía: Mis primeros años".

Por todo ello desde la Plataforma por la Libertad Educativa animamos a los padres a educar a sus hijos en consciencia, no sólo desescolarizando sino también haciendo posible el cambio desde dentro del propio sistema escolar si se sienten capaces de ello.

Comentarios

Comment: 

¿Hay una guía a algo similar que indique como se puede empezar una escuela en casa?

Comment: 

Me llevo una frase para mi FB, gracias, me encantó el artículo

Añadir nuevo comentario